Avanza el proceso de compartición de infraestructura telecom

Entel y Telefónica dan un nuevo paso en este viaje y arrancan piloto por seis meses de uso compartido de antenas de telefonía móvil.
grafica-nota-27-01

Entel y Telefónica dan un nuevo paso en este viaje y arrancan piloto por seis meses de uso compartido de antenas de telefonía móvil. Luego se extenderá a nivel nacional. Antes de esto, el operador de origen español ha compartido torres como parte del proyecto IpT (Internet para todos). 

Enemigos no mortales. Rivales que trabajan juntos, pero no revueltos. Desde hace muchos años se viene repitiendo la importancia de que las empresas del sector telecomunicaciones puedan compartir la infraestructura que poseen entre ellos y así reducir sus costos operativos. El marco legal fue dando los pasos para permitirlo y a través de contratos se empezó primero por compartir postes, nodos o fibra para luego pasar a antenas de telefonía móvil, el mercado más reñido. 

La compartición de infraestructura se da, en términos coloquiales, cuando los operadores de redes colaboran entre sí a través de acceso a su infraestructura – postes, torres, centrales, espectro, fibra – con la finalidad de ahorrar tiempo, reducir costos y atender una demanda creciente. Las inversiones en el sector son altas y más con la llegada de 5G, por lo tanto, encontrar la forma de aprovechar de forma más eficiente los recursos es de gran ayuda para avanzar en su implementación. De hecho, es una recomendación (UIT-T D.264) de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) para lograr ampliar la cobertura de internet. 

Existen varias formas y niveles de compartición que se han ido acordando bajo contrato en el país en los últimos años. El último anuncio es el de Entel y Telefónica, quienes implementarán un programa piloto de compartición de infraestructura móvil activa, es decir, no solo usarán un mismo poste sino todos los recursos de la antena para emitir y recibir las comunicaciones. El ejercicio durará seis meses y se aplicará en cuatro estaciones: tres en la región Lima y una en Lambayeque.  

Los operadores citados ya habían obtenido el visto bueno del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) a un acuerdo de compartición firmado el 2020, pero ahora recibieron el permiso para ejecutar este piloto con el fin de evaluar si conduce a un menor impacto visual, ya que no requerirá de la instalación de infraestructura adicional para atender a diferentes poblados. La evaluación técnica será del modelo específico de compartición de infraestructura a usar, conocido como MOCN (Multi-Operator Core Network). 

Telefónica destacó que están convencidos de que “la compartición de infraestructura activa voluntaria puede ayudar a reducir la brecha de conectividad en el país, permitiendo que más peruanos accedan a internet con mejores tecnologías”. 

Esta modalidad que permite utilizar una misma antena para atender distintos operadores sin mezclar ni interferir en la data del tráfico de los clientes ya la aplican desde mediados del 2022 en México con AT&T. En el mundo ya hay decenas de acuerdos similares (más de 40) que involucran el uso compartido de torres de telecomunicaciones, las antenas, los equipos y los controladores de radio y antenas de una estación base. El siguiente nivel es compartir también el espectro ganado en licitación. 

El grupo Telefónica, que atiende al consumidor móvil con la marca Movistar, ya ha venido practicando la compartición de infraestructura con IpT (Internet para Todos), una empresa formada en 2019 por Telefónica, Meta (Facebook), BID Invest y CAF que a la fecha ha llevado internet 4G a 3 millones peruanos en más de 15 mil localidades rurales.  

Según la UIT, las ventajas de la compartición del espectro y de la infraestructura repercute directamente en los costos y, por consiguiente, en las tarifas cobradas al usuario final, lo cual intensifica la competencia, además de generar eficiencias. Usar un modelo de compartición de infraestructura pasiva (solo usar la misma torre) puede dar lugar a una reducción de la tarifa del 30%. Si se suma el modelo de compartición de infraestructura activa (como al usar el modelo MOCN), añadiendo la combinación de bandas de frecuencias de espectro se puede incrementar los ahorros para el operador – y el usuario – en hasta un 60%.  

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS