“Ahora, más que nunca, es necesario romper con el paradigma del presencialismo” -Alex Morris, Xertica

xertica-morris

Tras casi siete meses de pandemia, la digitalización pasó de ser un tema pendiente en la agenda a una pieza esencial de la realidad que permite ser productivos aun cuando los implicados no estén frente a frente en cada proceso a ejecutarse. Los aprendizajes han sido muchos y las tareas pendientes, varias. En esta entrevista, Alex Morris, country manager para Perú y Ecuador de la consultora latinoamericana en transformación digital Xertica, nos brinda sus perspectivas de lo vivido junto a una variedad de consejos para ese camino de transformación que queda por recorrer.

¿Cuál es su mirada sobre los desafíos que han enfrentado las empresas en el 2020?

Este segundo trimestre [abril-junio], fue un periodo de adaptación y descubrimiento, en donde muchas empresas tuvieron que adaptarse, reinventarse y descubrir cómo seguir haciendo sus tareas diarias de otra manera sin afectar la continuidad de sus negocios. Fue un periodo en donde las empresas se vieron obligadas a cambiar su enfoque y prioridades.

Uno de esos cambios fue adaptarse al teletrabajo…

Sí. La encuesta realizada por EY Perú reveló que el 68% de empresas peruanas planea continuar con el teletrabajo, una vez se levante la cuarentena, como medida para evitar posibles contagios de COVID-19. Los sectores más interesados en fortalecer el trabajo remoto son: Finanzas y Seguros (89%), Petróleo y Energía (89%), Comercio (81%), Alimentos y Consumo Masivo (79%) y Servicios (77%).

“ser ágil y digitalizar procesos son piezas fundamentales para lograr la continuidad de los negocios, ya que si demoras en fusionar ambas acciones podría tener un impacto muy negativo”

¿En qué nivel o desafío nos encontramos ahora?

Nos encontramos en un escenario donde la adaptación y resiliencia son clave para las empresas. Ahora más que nunca es necesario que se reinventen, que lleven sus productos al e-commerce, y rompan con el paradigma del presencialismo, fomentando una cultura de orientación a resultados, para que puedan sacarle provecho al trabajo en remoto.

¿Cuál considera que era el nivel de madurez digital que tenían las empresas peruanas antes de esta pandemia?

Antes de comenzar la pandemia, el término “transformación digital” ya se escuchaba y conocía en todas las empresas, sin embargo, no todas sabían cómo implementarlo o no lo tenían dentro de las prioridades de sus negocios. Al empezar esta pandemia, se dio un giro de 360°. Muchas de estas compañías tuvieron que detener sus operaciones y se vieron obligadas a reinventarse para lograr la continuidad de sus negocios. Ahí es donde cobró total relevancia el tema digital. Las empresas de retail, hotelería y gastronomía comenzaron a generar nuevas propuestas de negocio para hacer frente a la paralización económica.

¿Qué factores fueron determinantes en esa reinvención?

Tener un propósito claramente definido y conocer bien las capacidades de la organización son algunas de las claves que las han ayudado. Es fundamental que las empresas tengan en claro qué es lo que saben hacer. Esto les permitirá ajustarse a las nuevas necesidades del mercado. Una vez aceptado el cambio, se deben repensar los modelos de negocios y, si es necesario, reinventarse a partir de las capacidades de las organizaciones.

El reto no solo era ser digitales sino lograrlo de forma rápida. ¿Son ambos conceptos parte de lo mismo o son elementos diferentes?

La palabradigitalización se refiere a convertir lo tradicional en digital. Lo hacemos constantemente, por ejemplo, cuando se escanea un documento se pasa del papel a un documento digital. Una factura que se imprimía en papel se dobla para ponerla en un sobre y llevarla a correos; ahora en un formato digital como el .PDF y enviada por correo electrónico es un buen ejemplo de digitalización.

Ser ágil significa tener acciones y respuestas en un tiempo corto y adaptándose a todos los entornos, es decir, son respuestas que nos permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto, consiguiendo flexibilidad e inmediatez en la respuesta para amoldar el proyecto y su desarrollo a las circunstancias específicas del entorno.

“Muchas de estas compañías tuvieron que detener sus operaciones y se vieron obligadas a reinventarse para lograr la continuidad de sus negocios. Ahí es donde cobró total relevancia el tema digital”

Podemos digitalizar cualquier proceso dentro de una organización. Sin embargo, ser ágil no depende de la digitalización de este, sino de la forma de reaccionar de una empresa en general. Hoy en día, ser ágil y digitalizar procesos son piezas fundamentales para lograr la continuidad de los negocios, ya que si demoras en fusionar ambas acciones podría tener un impacto muy negativo.

¿Lo saben las empresas?

En mi opinión, no hay tanta confusión entre ambos términos como lo hay con digitalización y transformación digital, es ahí donde veo una mayor confusión. La digitalización y Transformación Digital se usan con mucha frecuencia como sinónimos, aunque no lo son. En la empresa hay que tener muy claro si se quiere digitalizar o, si el por el contrario el proyecto es la transformación digital.

  • La digitalización puede ser parte del camino, pero no es lo mismo que Transformación Digital, y tampoco un requisito.
  • En la Transformación Digital el objetivo es adaptarse al usuario y al cliente en la era digital.

Lo primero es transformar, y de hecho es lo más importante. Reinventar también es posible.

¿Las empresas peruanas estaban preparadas mentalmente para esa digitalización que ha exigido la pandemia?

En mi opinión, las empresas peruanas no se encontraban preparadas para la aceleración de la digitalización que trajo esta pandemia. La mayoría de las empresas peruanas, principalmente las pequeñas y medianas, no tenían dentro de su radar este punto como prioridad y se vieron obligadas a asumirlo de la noche a la mañana, ya que esto implicaba la continuidad de sus negocios. Por ejemplo, en marzo de 2020, solo un 22 % de empresas nacionales estaban preparadas para el teletrabajo (según reporte de la consultora Mercer Perú y Marsh), como consecuencia de la baja adopción de la transformación digital.

Sin embargo, a medida que los días fueron pasando, diversos analistas aseguran que la pandemia aceleró el proceso de transformación digital en 5 años; de ahí, por ejemplo, que la migración digital que implicó la adopción masiva del ecommerce augure un crecimiento enorme del sector este año (Digital 2020 Perú). Y de ahí también se desprenden cambios notables en los hábitos de los peruanos; por ejemplo, la consultora Kantar sostiene que 2 de cada 3 consumidores realizaron su primera compra online durante la cuarentena.

¿Se ha logrado una real aceleración de la digitalización?

Ya habiendo pasado casi 7 meses desde que empezó a cobrar mayor relevancia esta pandemia dentro del país, veo que muchísimas empresas se han reinventado y han podido “combatir” este nuevo contexto. De hecho, se ha utilizado este punto como excusa para la aceleración de la digitalización a nivel de país. Muchas instituciones gubernamentales están implementando nuevas tecnologías y dándose cuenta que las tareas rutinarias que desempeñaban antes pueden hacerse de una manera más práctica y efectiva. Esta pandemia ha dejado muy definido el antes del COVID19 y el después, creo que el país está viendo un fuerte cambio en temas de tecnología y sus herramientas y cobrará cada día más relevancia.

¿Qué ha pasado con los procesos logísticos – compras, ventas – tanto de cara al cliente final como entre proveedores?

Todos los procesos que se podían migrar a lo digital lo han tenido que hacer. Es evidente que algunos no se podrán, como es el caso de la producción de alimentos. En este punto se requiere mayor control y eficiencia dentro de la cadena de valor. El resto de procesos deberán migrar. Esto está ayudando a replantear la manera de hacer las cosas y medir un poco más a detalle la eficiencia de muchos procesos que quizás antes se veían perfectos y ahora se evidencian como perfectibles.

Por ejemplo, en temas de ventas el canal electrónico se ha vuelto esencial, ya que la mayoría de supermercados, tiendas por departamento, etc., se han visto obligados, si no tenían un canal digital abierto, a migrar hacia esa opción y de todas maneras a los que ya lo tenían a perfeccionarlo. El comercio electrónico creció hasta un 400% en medio de los más de 100 días de estado de emergencia, según indica la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece). Y en Latinoamérica se calcula que el e-commerce ganó más de 5 millones de usuarios nuevos, según Interactive Advertising Bureau (IAB Perú).

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Impulsan ecosistema cloud en Ecuador

Pese a arrancar después que el resto de los países de la región, Ecuador está poniendo esfuerzos públicos y privados para concretar avances sustanciales en la adopción de soluciones en la nube, herramienta sustancial para concretar la transformación digital.