Qatar 2022 y la era del balón inteligente

Conozcamos las tecnologías disponibles hoy para aclarar con precisión matemática si el ingreso de una pelota al arco fue o no un gol.

La tecnología disponible hoy permite aclarar con precisión matemática si el ingreso de una pelota al arco fue o no un gol. El fantasma de gol que genera ira y dolor ante una decisión arbitral puede quedar convertido en un recuerdo si se utilizan las herramientas disponibles.  

Arbitro vendido, partido regalado. Esa era el estribillo que, años atrás, repetíamos en el colegio cada vez que no estábamos de acuerdo con un gol, una pelota fuera de cancha o un penal. No había expertos en AutoCAD o geometría 3D rehaciendo una imagen, ni nadie ante quien quejarse por un 0,05% de la pelota fuera del arco. El lamento “nos han robado” era lo único que quedada.  

El futbol profesional hoy es otro gracias a la tecnología. Ya en el mundial anterior se han ido incorporando varias herramientas inteligentes que permiten al árbitro tomar decisiones más informadas y precisas. En teoría, los lamentos que se han repetido sin cansancio desde el jueves pasado, cuando no valieron el “presunto” gol peruano frente a Uruguay, serían innecesarios.      

Los balones hoy son inteligentes. En 2018 era una novedad el Telstar 18, que tiene un chip en su interior que permite conectarse a una tablet o smartphone, en donde se puede almacenar datos sobre su trayectoria que permitan mejorar el entrenamiento. Además, el balón inteligente, fabricado sin cuero, dispone de varios sensores que señalarán al árbitro si la pelota ha salido del campo, ha sobrepasado la línea de gol o hasta si la pelota estaba fuera de juego. 

Incluso antes, en el mundial de Brasil, ya se tenía tecnología que permitía aclarar este tipo de dudas que no han dejado dormir a los peruanos en los últimos días sin necesidad de balones smart. Según el portal Xataka, en el citado mundial se usó la tecnología Goal-Control 4D en el Estadio Beira-Rio, en el partido de Francia contra Honduras. En el minuto 50, tras jugada del francés Benzema, el arquero de Honduras introdujo la pelota en su propia portería. La tecnología permitió aclarar que no era un gol fantasma, sino que el balón, lo pareciera o no, había traspasado completamente la línea de gol y era válido.  

Este sistema, conocido como “ojo de halcón”, está basadas en siete cámaras de video y no requiere de sensores en el arco o balones con chips. Solo requiere una buena capacidad de procesamiento en tiempo real. En menos de dos segundos, cruzando las imágenes, se determina si el balón entró o no entró al arco, si cruzó o no la línea. El sistema permite conocer con una precisión de 3,6 mm el lugar en el que se encuentra la pelota cada 2 milisegundos. 

Al tener información de la situación del balón en todo momento con tres dimensiones, puede determinarse cuándo la pelota ha sobrepasado la línea de gol, aun cuando las imágenes de la televisión nos dejen con dudas razonables. En menos de un segundo el árbitro recibe la información en un reloj que vibra con una alerta.  

El árbitro, ahora, no solo puede tener este ojo extra, sino que tiene todo un equipo de gente atrás chequeando las jugadas. Se trata del famoso VAR, que significa, por sus siglas del inglés, “video assistant referee”. Este asistente tecnológico puede ser consultado por los árbitros si tienen dudas sobre un gol. Ellos tienen cámaras en el campo de juego desde distintos ángulos y un grupo de árbitros adicionales que revisan todo lo que está pasando.  

En el caso que nos compete, el VAR difundió unos videos y audios en donde determinan que no fue gol. Los sabios del balompié que han inundado las redes sociales han determinado que hay un error en el ángulo de la cámara y, provistos de diversas ecuaciones matemáticas y software arquitectónico, concluyen que el VAR está equivocado. Como ejemplo podemos citar al artista 3D Ángel Alarcón, quien realizó un análisis con efectos especiales concluyendo que sí fue gol.  

La Federación Peruana de Futbol, atenta a todas estas controversias, ya solicitó que se revise el caso y se confirme si los árbitros tomaron la decisión correcta al no valer ese gol que podría otorgar al país su clasificación al mundial Qatar 2022. Incluso se pide sanción a los árbitros del VAR si se determina que se equivocaron. Y, claro está, volver a realizar el partido.   

Si se hubiera usado un balón inteligente en dicho juego se podría haber analizado la trayectoria, velocidad y potencia del balón, entre otros parámetros. Además, el balón permite la grabación de los lanzamientos y transmitirlo a otros dispositivos para comprobar si lo que vieron los ojos humanos ocurrió en realidad. Durante un partido, su principal función es la de poder determinar si el balón ha traspasado las líneas del campo de juego y será de gran utilidad en Qatar 2022. 

Tecnologías inteligentes 

El uso de herramientas inteligentes en el fútbol profesional es el pan de cada día. Además de las antes descritas, útiles para un partido, existen toda una serie de soluciones que ayudan en los entrenamientos y en el cuidado de la salud de los futbolistas.  

Por ejemplo, están las zapatillas inteligentes, las cuales utilizan un sensor que se coloca en la suela para registrar todos los movimientos del jugador en un ángulo de 360 grados y así obtener información sobre su rendimiento. Además, mide la potencia de un disparo. Cuando acaba el entrenamiento se conectan a la PC y se descarga la data con la cual se pueden tomar decisiones sobre las siguientes sesiones de entrenamiento. 

También se tiene un control de los signos vitales. Para eso se usan desde smartwach hasta muñequeras inteligentes, sin olvidar los chalecos con GPS incorporado. Estos dispositivos IoT  permiten registrar y medir toda la actividad del atleta: ritmo cardíaco, temperatura, pasos, distancia recorrida, impactos, GPS, velocidad y un sinfín más. Se puede recoger y medir la frecuencia cardíaca de cada jugador, las aceleraciones, las desaceleraciones, el número de pases, los kilómetros recorridos y el desgaste. Lo interesante es luego poder procesar toda la data y sacar curvas predictivas y soluciones a problemas en el rendimiento grupal o prevenir lesiones que impidan a un jugador entrar a un partido. 

En el mundial Rusia 2018 se utilizó EPTS, un sistema de seguimiento del rendimiento que permite recoger los datos para analizar todo lo que sucede en el campo. Esto permite monitorear y mejorar el desempeño individual y grupal, al recoger datos de los jugadores y del balón.   

Y si vamos más lejos, también se usa la Inteligencia Artificial para calcular el valor de cada jugador en el mercado de los clubs internacionales, lo que permite negociar mejor la incorporación de un fichaje en tal o cual equipo.  

Para Qatar 2022, donde el Perú espera obtener su clasificación luego del repechaje, se estarán empleando todas estas tecnologías – y más – lo que permitirá evitar sinsabores agrios como el experimentado el jueves pasado.  

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

El Abuelo del Rap

Darle voz a un público que sentía que no estaba siendo representada en los medios de su época, es para muchos el secreto del éxito del Abuelo del Rap.

La circularidad de las ideas

La economía circular es mucho más de lo que entendemos por circularidad. Pamela Antonioli nos habla sobre el reto de extender la vida útil de las cosas.