“No estamos dando los pasos para el cierre de la brecha digital” – Juan Pacheco, gerente general de AFIN

Para el GG de AFIN, un nuevo operador Estatal de la Red Dorsal con el mismo modelo fallido no contribuye a resolver los problemas de conectividad en el Perú.

La Red Dorsal no soluciona el problema de la falta de conectividad en el país, y crear un operador estatal sin estudiar la demanda o modificar el modelo de negocio tampoco garantiza lograr ese objetivo, sostiene Juan Pacheco, actual gerente general de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) y exviceministro de comunicaciones del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

En su perspectiva, ¿cómo se ha manejado el tema de la Red Dorsal en el MTC?

Creemos que la decisión que se ha tomado [de suspender la contratación de un operador temporal] no va por buen camino. Desde su origen, con la Ley de Banda Ancha, la creación de la Red Dorsal ha presentado un problema en el planteamiento del negocio… y ahora persisten en el error. Vemos una cadena sucesiva que va en contra de lo que se requiere para cerrar la brecha digital.

Antes de iniciarse el fallido proceso de contratación del operador temporal, en octubre del 2021, se formó una comisión que en un año debía encontrar una solución. Esa comisión está compuesta solo por funcionarios del MTC. ¿Qué opina de ella?

Repito: es una cadena de circunstancias y decisiones que no van en el sentido debido. No es solamente el último año. Está el hecho de poner como encargado de la red a Pronatel. Se trata de una serie de decisiones que se han ido acumulando y para arreglar esos problemas se crean otros problemas nuevos. Se mete el pie en otro hoyo. Y esto va más allá del tema legal. El problema es que no tienes una relación adecuada con el sector empresarial, no tienes quién se va a encargar del mantenimiento o la atención al cliente, cómo será la supervisión, cuál será la tarifa. No se vislumbró esto cuando se decidió resolver el contrato de la Red Dorsal. ¿Cuáles iban a ser las condiciones? No se trata de una comisión que va a definir en tres años. Y mientras tanto ¿cómo funcionamos?

(N)o es solo el tema legal -va contra la Constitución, sin concesión no puede operar, etc.- sino que, además, si el modelo original falló porque la demanda no estaba bien calculada ¿cómo quieres que funcione si no corriges el cálculo de la demanda?

Si uno retrocede en el tiempo, en el 2019 todos coincidían en que el contrato con Azteca estaba mal hecho y no funcionaba. La polémica era sobre cómo modificarlo sin afectar el rol subsidiario del Estado. Nos hemos salido de ese debate, por vere quien lo mantiene por mientras…

Pero el debate debe ser qué hacer con la Red Dorsal. Ese sigue siendo el debate primordial. Además, el tema de la Red Dorsal no resuelve el problema de la brecha digital en el Perú, así arreglen un nuevo contrato. Esta aspiración -o buena intención- se ha quedado desfasada, corta, no está acorde con el mercado. El sector privado ha desplegado más de 70 mil km de fibra; la Red Dorsal tiene 13 mil. ¿Qué promovemos? ¿Seguirla incrementando? ¿La subsidio porque no me salió el modelo?

¿Cuál sería la vía para reducir la brecha digital?

Un trabajo articulado entre el sector público y el sector privado para llegar a aquellas zonas donde el Perú no tiene conexión a banda ancha. La recomendación es un acuerdo donde se usen las herramientas que tiene el Estado y se generen incentivos para que el sector privado pueda llegar a esas zonas desconectadas. Esto tiene que ver con eliminar sobrerregulación, bajar costos y asignar el espectro radioeléctrico. Dar un marco legal adecuado. En plena pandemia, cuando se necesitaba ampliar la conectividad y desplegar infraestructura, sacan leyes como aquella de exigir el 70% de la velocidad contratada. Suena bonito para los que estamos en Lima tener 70% [de 100 Mbps, por ejemplo] pero con eso hacemos inviable llevar el servicio a las zonas más alejadas porque afecta la inversión en infraestructura [hay que invertir en Lima para tener ese 70%]. Se dieron pasos contrarios a lo que necesitamos y sacrificamos a la zona rural cuando más lo requería.

Se trata de una serie de decisiones que se han ido acumulando y para arreglar esos problemas se crean otros problemas nuevos.

Recuerdo que Bitel, desde 2012, se dedicó a llegar a zonas rurales en las que no había señal. Años después surgió IpT (Internet para todos). Ambos han ido sumando poblados. Están las obligaciones de conectividad rural al ganar una licitación…

Sí, ahora se puede hacer inversión por despliegue. Esta es otra herramienta válida: usar los pagos de impuestos para montar infraestructura. Eso tiene sentido, porque sin infraestructura no vamos a ningún lado. La última licitación [cancelada] de espectro tenía ese objetivo: pago por espectro con cobertura. Pero si pones el costo tan alto, mejor te sale pagar en efectivo.

¿Se trató de un error en cómo concretar una buena intención?

Tenemos un problema en la visión: Damos un par de pasos y luego retrocedemos dos para atrás.

¿Cuál es ese error de visión?

La comisión del MTC nos pide comentarios, pero no somos miembros. Acaban de crear otra comisión que incluye a otros organismos del Estado, pero tampoco se pone ahí sentado al sector privado. Esto no depende solamente del sector público. El sector privado es un actor importantísimo: se ha encargado de todo el despliegue de infraestructura hasta ahora. Ha desplegado 70 mil km de fibra óptica. La Red Dorsal tiene 13 500 km.

Quizás se confunden y, por ajustar las tuercas, cierran la puerta

No hay como. Se tiene que hacer un acuerdo entre el sector público y privado, trazar nuevas metas. Se tiene 20 años hablando de esto. El problema de la Red Dorsal no va a solucionarlo. Se subsidió la oferta, pero no se vio la demanda y ahora seguimos en lo mismo.

¿Cómo es que seguimos en lo mismo?

Vamos a operar la red y una alternativa que se está mirando es que el Estado opere esa red y brinde el servicio como un operador estatal.

¿Y ese operador estatal iría contra el rol subsidiario del Estado?

Pero no es solo el tema legal -va contra la Constitución, sin concesión no puede operar, etc.- sino que, además, si el modelo original falló porque la demanda no estaba bien calculada ¿cómo quieres que funcione si no corriges el cálculo de la demanda? ¿Cómo harás cuando la manejes? Esa es la pregunta. Tienes tres convocatorias que no han prosperado. Los que tenemos años en el mercado sabemos que el Estado no es un buen operador.

¿Cuáles serían los riesgos si la comisión recomienda quedarse con un operador estatal de la Red Dorsal?

Estaríamos volviendo a los años ochenta. Ósea, ineficiencia en el servicio. Ya tuvimos esa experiencia y no fue muy buena. Pero el riesgo no lo viviremos en cuatro meses cuando la comisión acabe, sino ahora. Ya es una realidad. No hay un riesgo futuro. Es el presente. Ya se concretó.

¿El Estado puede operar y supervisar? ¿Ser juez y parte?

En un escenario donde se tiene un operador estatal, éste tendrá que estar sujeto a las supervisiones, normas de calidad y cobertura del Osiptel para todo el sector. Pero la pregunta es: ¿el camino va por tener un operador estatal? Nosotros creemos que no. Priorizar el despliegue: esa debe ser la premisa máxima. Llegar a la mayor cantidad de centros poblados. Recuerda que en el Perú hay dispersión demográfica y complejidad en la geografía. No es fácil. No hay energía eléctrica continua en todos los lugares. En la selva hay grandes retos. Tú necesitas adecuar tu legislación para que esta prioridad se concrete y no castigar la inversión con un competidor subsidiado. Hay que darle prioridad [al cierre de brecha] de forma urgente. Mucho diagnóstico, mucho debate, pero no avanzamos en el sentido que requerimos.

Necesitamos un modelo peruano con nuevas reglas, claras, que favorezcan la inversión. Y pensar en el servicio y la demanda, no insistir en salvar una infraestructura en particular con un modelo de negocio fallido.

El debate público de la Red Dorsal tiene más de dos años. El 2017 ya se sabía que había un problema con el precio. Vino la pandemia y eso no se solucionó.

Viene desde antes. Desde que se inició la operación ya se veía el problema. La solución no va por la actividad empresarial del Estado. La Pregunta es con qué personal se va a atender esa actividad empresarial.

¿Irán a contratar bachilleres económicos en lugar de ingenieros, como dicen que han hecho para las labores de supervisión? ¿Los ingenieros dejarán de trabajar en un operador privado por ir al sector público?

Aunque subcontrates, necesitas más gente. Y bien preparada. La brecha no se va a solucionar. Si tienes un operador que no se sujeta a las mismas reglas, estás desincentivando la inversión en zonas alejadas porque es más riesgoso.

¿Qué se puede hacer?

Veamos lo que le conviene al país. No es un tema de posiciones, es ver si favorece o no al país. No estamos dando los pasos para el cierre de la brecha digital.

¿Qué le pediría al viceministro?

El Estado no tiene la competencia para manejarse como operador. Hoy el objetivo debe ser la Expansión de infraestructura. Sin eso vamos a seguir incrementando la desigualdad y la pobreza, mas allá del tema técnico y legal. Nos hemos concentrado en la Red Dorsal y por ahí no va. Cometimos un error y permanecimos en el error. Se requieren reglas claras, regulación moderna, sandbox regulatorio para potenciar la innovación, avanzar en el despliegue y licitar más espectro, que vamos retrasados. Necesitamos un modelo peruano con nuevas reglas, claras, que favorezcan la inversión. Y pensar en el servicio y la demanda, no insistir en salvar una infraestructura en particular con un modelo de negocio fallido. Ver quién y cómo va a usar esa red. Expandir la cobertura sí, pero el Estado como operador solo empeorará todo.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS