Critican proceso de selección de presidente del Osiptel

Elección de quién dirija Osiptel llega a la recta final bajo algunos cuestionamientos. Postulantes solicitan que se respete el debido proceso y se proponga una terna al Presidente.

Elección de quién dirigirá Osiptel llega a la recta final bajo algunos cuestionamientos. Postulantes solicitan que se respete el debido proceso y se proponga una terna al Presidente Castillo.

Al iniciarse la tarde del lunes 21 de marzo, poco después de concluidas las entrevistas personales a los cuatro finalistas en el proceso de selección del nuevo presidente del Osiptel, se emitió un veredicto: Rafael Muente fue quien obtuvo la mejor calificación.

Según la comisión encargada del proceso de selección, el actual presidente del organismo, quien busca la reelección, había obtenido el máximo puntaje y era el único propuesto para el puesto. No se recomendó dos o tres finalistas, indican seria habitual.

La comisión daba por concluida la etapa de evaluación del concurso público y ponía a consideración del despacho del presidente del Consejo de Ministros al postulante seleccionado, quien debería remitirla al Presidente Pedro Castillo para que tome una decisión.

Los otros finalistas del proceso, Martha Carolina Linares Barrantes, Raúl Marco García Loli y Alex José Chávez Ramírez, se manifiestan inconformes con la decisión del comité seleccionador y su cuestionamiento ante las presuntas irregularidades fue remitido en una carta al premier Aníbal Torres. 
En la carta señalan que se ha incumplido el reglamento del concurso aprobado con Decreto Supremo N° 097-2011-PCM. En él se establece que, culminada la etapa de evaluación, la Comisión de Selección pondrá a consideración del despacho del Presidente del Consejo de Ministros la lista de postulantes seleccionados que hayan obtenido el mayor puntaje. 

La norma establece que no deben ser más de tres los nombres propuestos, pero está especificado en plural, por tanto, deben ser dos o tres, comentó Carolina Linares, una de las postulantes.
Raúl García Loli, otro de los postulantes, explicó que el objetivo de la norma es darle alternativas al jefe de Estado para poder elegir entre distintas personas calificadas. Solo darle una opción es una forma de restarle libertad a su decisión y direccionar el nombramiento, dijo. 

En la etapa de entrevistas no se establece un puntaje mínimo, como si sucede en otras fases del proceso de selección, por lo tanto corresponde informar quienes son los dos o tres postulantes con mejores puntajes, remarcó Loli.

En su opinión, en aras de respetar el debido proceso, debería el comité informar quienes son los dos o tres finalistas con mejor calificación, tal como manda la norma vigente, y dejar que sea la cabeza del Poder Ejecutivo quien decida. 

Por trasparencia, añadió Carolina Linares, se debería publicar la calificación obtenida por cada uno de los postulantes que pasaron a la etapa de entrevista personal. Añadió que la comisión no puede determinar a un ganador porque obtuvo el mayor puntaje.

Otros nombramientos bajo la lupa

Este último mes también se encuentran proceso de selección de presidentes de consejos directivos de otros organismos reguladores: Osinergmin, Ositran y Sunass. Dichos procesos también han sido cuestionados. 

En el caso de Osinergmin, el Sindicato de Empleados denunció irregularidades. Pues no era razonable que hayan descalificado en la etapa curricular al actual presidente, Jaime Mendoza, y desaprobado en el examen escrito a Antonio Angulo y Aurelio Ochoa, exintegrantes del consejo directivo. 

En el caso de Ositran, la actual presidenta del consejo directivo, Verónica Zambrano, tampoco pasó la etapa de evaluación escrita. Y el comité acaba de declarar el proceso de selección desierto, es decir no han nombrado un ganador y éste deberá volver a convocarse. 

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

«Lista blanca» no entrará en vigor este 22 de julio

Comex y GSMA advirtieron que aplicar el bloqueo de celulares no inscritos en la «lista blanca» perjudicaría al usuario sin solucionar el problema de robo de equipos. Se estima que 8 millones de teléfonos serían apagados y se generaría a los usuarios un gasto de unos US$75 millones.