CADE Digital: desarrollo de habilidades digitales es un imperativo actual

Pantalla-0101

El especialista en educación Cristóbal Cobo destacó en su participación en #CADEdigital que las competencias digitales son habilidades fundamentales en el entorno actual y las empresas que añadan valores como el respeto a la privacidad en su oferta serán premiadas por el consumidor.

La brecha digital no solo es tener acceso a internet, sino contar con las competencias digitales para enfrentar un futuro incierto ¿Por qué es imprescindible cerrar brechas en torno a las competencias digitales? Para lograr sociedades más inclusivas, creativas y resilientes. Así lo sostuvo el experto en educación Cristóbal Cobo (Chile), autor del libro “Acepto las Condiciones”, durante su participación en el CADE digital.   

Cobo explicó que en la actualidad se vive una hiperestimulación y sobrecarga digital que viene acompañada de un exceso de conocimiento del usuario por parte de algunos negocios que exige un mayor autocontrol de la privacidad. No solo está la información compartida en los perfiles de las redes sociales, sino el rastro de dónde se circuló y un algoritmo que recoge hábitos, preferencias, conductas. Esto genera la necesidad de un cambio de actitud en el usuario: hacer que la tecnología trabaje para uno y no al revés. “La solución de fondo es prepararnos para el algoritmo”, enfatizó.    

Para lograrlo se necesita una alfabetización digital mucho más avanzada, comentó, que permita aprender a leer entre líneas, tener pensamiento crítico, estar alertas ante la manipulación, administrar la huella digital que dejamos al navegar y protegerse ante los abusos digitales. “No solo necesitamos personas que usen la tecnología, sino que sepan transformar a través de ella”, dijo. 

Esto se conseguirá no solo incluyendo la preparación en estas habilidades desde el colegio, cuando empieza la formación en lectoescritura, o enunciándolo como una prioridad que es parte de las políticas de Estado, sino también con ayuda de la empresa, que puede incluir la transformación cultural como parte de un nuevo tipo de programa de responsabilidad social corporativa, dijo Cobo.  

Las organizaciones privadas están llamadas a ser actores del cambio, resaltó, dándole más control al usuario y respetando su privacidad. “La buena noticia es que no todas las empresas abusan. Hay quienes son más transparentes y cuidan nuestros datos. No todo es malo”, dijo. De hecho, un factor diferencial a favor de la privacidad será recompensado con la preferencia del usuario, comentó. “El consumidor está dispuesto a respaldar a quien lo respeta”, remarcó. 

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS